SOBRE EL USO DE COOKIES

Como muchas otras webs, utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario y disfrutar de los vídeos que encontrarás en esta web (las cookies son breves fragmentos de código que almacenan información sobre tu uso en la web). Si quieres más información al respecto puedes visitar nuestra "Protección de datos y Política de Privacidad".

Q&A: 10 preguntas con respuesta por Magda Carlas

23 de Marzo 2015

        1-    El zumo de limón ayuda a preservar las vitaminas.

El zumo de limón, aparte de ser nutritivo y vitamínico, puede ser también un buen aderezo  con efecto conservante. Un chorrito de limón en las ensaladas o en la macedonia hará que se preserven mucho más sus vitaminas. De esta manera añadimos nutrientes a dichos alimentos y conservamos más los que ya hay.

2-    Es recomendable beber agua antes del ejercicio.

Con un 1% de deshidratación ya hay un menor rendimiento físico aunque no haya sensación de sed. De ahí que una buena manera de que la clase de gimnasia o nuestro running diario nos siente mejor es beber agua unos 20 minutos antes de empezar el ejercicio. Después, si se trata de un ejercicio intenso, es recomendable beber cada 20 minutos.

3-    Un zumo de fruta puede ser un muy buen aperitivo.

El zumo de fruta además de aportar minerales y vitaminas estimula la digestión. De hecho, se sabe que el zumo hará que se segreguen más  jugos gástricos, con lo cual el estómago está preparado para la correspondiente comida. Por tanto,un zumo de frutas puede ejercer perfectamente de aperitivo.

4-    Relajarse antes de comer ayuda tener una buena digestión.

Hacer un pequeño stop antes de comer tiene muchísimas ventajas  Sentarse unos minutos en nuestro sofá preferido, relajarnos y /o escuchar música suave unos minutos antes de comer hará que comamos  de forma más pausada y que la comida nos siente mucho mejor.

5-     Comer 25-30  gr de frutos secos al día ayuda a proteger  tu corazón.

Una pequeña cantidad de frutos secos como nueces o almendras pueden ser un picoteo perfecto y nutritivo  para merendar o para matar el hambre a media mañana. Pero es que además, y los estudios lo avalan, ejercen un verdadero efecto “protector” sobre nuestro corazón y sistema cardiovascular.

 

6-    El chocolate tiene sustancias antioxidantes.

El chocolate no solo es delicioso y aporta minerales como calcio o el magnesio sino que también conlleva sustancias antioxidantes. Todo esto, claro está, si se trata de chocolate de buena calidad y con más del 60 % de cacao. Por tanto se puede decir que el chocolate en dosis adecuadas es un buen alimento.

7-    Hacer una pequeña siesta tiene un montón efectos beneficiosos.

Descansar 10-15 minutos después de la comida es francamente recomendable. Hay estudios que demuestran que mejora nuestro estado de ánimo, el rendimiento intelectual posterior e incluso las principales funciones fisiológicas. Por tanto hacer una pequeña siesta cada día es una buenísima forma de cuidarse.

8-    Hacer la compra con lista hecha hace que comamos mejor.

Planificar con antelación lo que vamos a comprar tiene muchas ventajas. Una de ellas es que se compran menos alimentos que no necesitamos con lo que nuestro dispendio disminuye. Otra cosa es que al pensar en nuestros menús seremos más conscientes de lo que comemos y probablemente haremos que la dieta sea más variada y equilibrada. Y otro efecto beneficioso es que al comprar solo lo que necesitamos habrá menos desperdicio de comida. Planificar la compra vale la pena

9-    Las fresas son ideales para una dieta ligera.

Las fresas además de ser deliciosas y muy nutritivas son francamente ligeras. Contienen menos carbohidratos que la mayoría de frutas. Una maravilla para quien quiera cuidarse.

10-    Una pieza de fruta después de la comida ayuda a absorber el hierro de la dieta.

La vitamina C, muy abundante en la fruta, ayuda a absorber el hierro. De manera que, para las personas con tendencia a la anemia o con requerimientos aumentados de hierro una buenísima idea es tomar fruta con los alimentos ricos en hierro como las legumbres, el marisco o la carne.