SOBRE EL USO DE COOKIES

Como muchas otras webs, utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario y disfrutar de los vídeos que encontrarás en esta web (las cookies son breves fragmentos de código que almacenan información sobre tu uso en la web). Si quieres más información al respecto puedes visitar nuestra "Protección de datos y Política de Privacidad".

Los efectos de caminar para la salud

09 de Febrero 2016

Sin lugar a dudas, caminar es uno de los ejercicios idóneos para mantenerte en forma y disfrutar de un cuerpo sano y equilibrado. Aunque es complicado ponerlo en práctica en invierno, la verdad es que encontrar un rato para caminar siempre es muy positivo. Te hará sentirte bien, te permitirá desconectar y te llenará de vida.

Como cualquier otro ejercicio, es preferible realizarlo siguiendo unas pautas que te permitan beneficiarte de todas las ventajas que supone una buena caminata a diario como:

  1. Crear una rutina: lo ideal es poder caminar todos los días, ya que de esta forma el cuerpo se va acostumbrando al esfuerzo fortaleciendo los músculos que se usan al caminar.
  2. Estirar los músculos: es muy importante siempre que se va a realizar un ejercicio estirar bien antes y después de realizarlo para evitar posibles lesiones.
  3. Marcar el ritmo: es aconsejable empezar a caminar a un ritmo más tranquilo e ir aumentándolo de manera acorde a nuestra capacidad.

Caminar entre 30 minutos y 1 hora al día tiene numerosos beneficios para nuestro organismo. Los principales son:

  1. Aumenta los niveles de energía: al caminar aumenta la circulación y el suministro de oxígeno a las células del cuerpo. Por esta razón, aumenta la energía en nuestro organismo y nos sentimos con más vitalidad.
  2. Ayuda a tonificar: caminar con una buena postura de cuerpo ayuda a tonificar y a quemar grasa abdominal. Ideal para mantenernos en forma.
  3. Equilibra el peso: caminar todos los días a buen ritmo favorece la aceleración del metabolismo, lo que permite mantener un peso equilibrado, ya que aumenta la masa y el tono muscular.

Aunque nunca hayas salido a caminar como ejercicio, ¡nunca es tarde para empezar! Las personas sedentarias que empiezan a hacer actividad física regularmente obtienen beneficios muy similares a las que siempre han sido activas muy rápidamente, así que no hay excusas… ¡A caminar!